Establecer puntos de convergencia entre diversas metodologías de cambio organizacional y establecer una estructura de base que facilite el desarrollo de metodologías. Con el fin de incrementar la agilidad y efectividad de la arquitectura metodológica y tecnológica; e incrementar la calidad y productividad de los equipos multidisciplinarios.